Nutrición y Dietética

Nutrición y Dietética. Se ha demostrado por numerosos estudios que en los países desarrollados existen enfermedades asociadas al seguimiento de una alimentación incorrecta, no por desnutrición, sino por malnutrición, circunstancia que provoca un desequilibrio en el que ciertos excesos coexisten con carencias de nutrientes esenciales, pudiendo pasar desapercibidos y perjudicar a la larga seriamente la salud. Una alimentación incorrecta ha sido relacionada con muchas de las principales enfermedades tan ampliamente difundidas en nuestra sociedad: arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes, algunos tipos de cáncer, etc.

Cada persona es diferente y su nutrición debe adaptarse a sus circunstancias, requiriendo un tratamiento personal.

Dieta y ejercicio

Tanto para deportistas de élite, de competición, y todas aquellas personas que realicen ejercicio físico regularmente el consejo de que una alimentación equilibrada y adecuada mejora el rendimiento físico, retrasa la fatiga y favorece la recuperación.

Intolerancia Alimentaria

Para diagnosticar una intolerancia alimentaria existen diversos procedimientos diagnósticos. Uno de ellos es la Kinesiología Holística. La KH es un método de evaluación y diagnóstico no invasivo, cómodo y eficaz, que trabaja a nivel del sistema nervioso. El test consiste en la aplicación de diferentes estímulos, como por ejemplo los alimentos, sobre puntos específicos de nuestro organismo, y observando las reacciones o desequilibrios que estos producen, es posible detectar la existencia de una intolerancia hacia el alimento que ha provocado dicha reacción.

Acidez estomacal, hinchazón abdominal, gases, estreñimiento, diarrea, migrañas,… El 80 % de las personas presentamos en menor o mayor grado algunos de dichos trastornos.

Estos son algunos de los síntomas más frecuentes con que se manifiestan las disfunciones del sistema digestivo Una de las causas más frecuente proviene de nuestra alimentación.

Actualmente es muy común padecer de intolerancia a un alimento de consumo habitual, algunos de los alimentos menos tolerados son la leche de vaca, el azúcar blanco y edulcorantes sintéticos, el maíz y determinados cereales los cuales contienen gluten, como el trigo.

Una de las consecuencias más comunes de la intolerancia alimentaria es la que afecta al intestino delgado, el cual representa el 70 % de nuestro sistema inmunológico, de nuestras defensas.

Como consecuencia, además de síntomas digestivos, podrían aparecer trastornos como:

Alergias respiratorias y cutáneas, etcétera.
Cefaleas, migrañas, cervicalgias, lumbalgias, pseudo–ciáticas,…
Astenia, depresión, irritabilidad, fatiga.
Trastornos de concentración.
Trastornos del sueño.
Cuadros de dolor inespecífico como cefaleas, cervicalgias, lumbalgias, pseudo–ciáticas, etc.
Enfermedades autoinmunes como las enfermedades reumáticas.

Centro de Nutrición y Dietética

 

Pin It on Pinterest

Share This