Desde el Blog

4276557246_bf7430b703_b

Depresión posparto
¿Por qué me siento tan triste si acabo de tener un bebé?
Acabas de traer al mundo a un hermoso bebé y todos están encantados. Todos, excepto tú. Si supuestamente esta debe ser la etapa más linda de tu vida, ¿por qué tú no te sientes feliz? 

En primer lugar, piensa que no estás sola. Esto les ocurre a muchas mujeres.

Entre el 40 y el 80 por ciento de las nuevas mamás, experimentan lo que se conoce como tristeza después del parto, una reacción emocional que incluye ganas de llorar, desdicha, preocupación, inseguridad y fatiga.

La tristeza posparto suele comenzar unos días después de tener al bebé y mejora por sí misma en una o dos semanas. 

Sin embargo, si tu tristeza es muy intensa o ya dura más de dos semanas continuas, puede que te preguntes si se trata de algo más serio. 

Alrededor del 10 por ciento de las nuevas mamás desarrollan depresión posparto, pero muchos expertos creen que este número es aún mayor, ya que muchas mujeres no buscan tratamiento.

Si estás teniendo dificultades, habla inmediatamente con tu médico para que te hagan una evaluación. 

¿Cuáles son los síntomas de la depresión posparto?
La depresión se caracteriza por niveles bajos de serotonina y noradrenalina, principalmente.

El déficit de estos neurotransmisores, más conocidos como los “mensajeros alegres”, provoca los siguientes síntomas:

Sensación de tristeza profunda, vacío o desesperanza.
Llanto constante.
Pérdida de interés en actividades que antes resultaban agradables.
Dificultad para dormir de noche o mantenerte despierta durante el día.
Pérdida de apetito o consumo excesivo de alimentos o cambio de peso no intencional.
Agitación o pereza.
Irritación o enojo.
Preocuparte excesivamente por el bebé.
No interesarte por el bebé o no lograr cuidarlo.
Sentirte tan exhausta que eres incapaz de salir de la cama por varias horas.

¿Cuáles son las causas de la depresión posparto?
La depresión posparto deriva de una combinación de factores hormonales, medioambientales, emocionales y genéticos que no podemos controlar.

Algunas mujeres podrían sentirse responsables de tener depresión posparto, pero la depresión no es el resultado de algo que hiciste o dejaste de hacer. 

También podrías estar más propensa a tener depresión posparto si tuviste ansiedad o depresión durante el embarazo o si pasaste por un periodo de tristeza después de dar a luz. Otros factores que colaboran al desarrollo de la depresión posparto incluyen el cansancio extremo, la adaptación emocional a la maternidad y la falta de sueño.
 

¿Cómo podemos tratar la depresión postparto con Osteopatía Craneosacral?

La Osteopatía Craneosacral puede ayudar a tratar trastornos del estado de ánimo como la depresión.

Tras un exhaustivo “interrogatorio” en el que el terapeuta buscará ahondar en las causas que han provocado esta situación de depresión, el tratamiento con Osteopatía Craneosacral irá enfocado principalmente a:

Liberar las tensiones acumuladas en los diafragmas y en los centros nerviosos.
Mejorar la actividad cerebral, la fluctuación de líquido cefalorraquídeo y la circulación sanguínea.
Mejorar el funcionamiento visceral (más conocido como nuestro segundo cerebro), intrínsecamente ligado a nuestro estado emocional.
Mejorar la función del sistema nervioso autónomo responsable de todas las funciones involuntarias del cuerpo como la de los ejes hormonales
Corrige restricciones craneales y libera las membranas intracraneales que permiten energizar y regular el Sistema Nervioso Autónomo.

Todo esto hará que nuestro organismo se equilibre y mejore nuestro estado de ánimo.

Además de la Terapia Craneosacral, el terapueuta siempre recomendará un tratamiento multidisciplinar y visitar a especialistas dentro de cada campo, así como realizar actividad física suave y moderada, llevar una alimentación sana y equilibrada y aprender técnicas de gestión emocional y relajación.

 

Pin It on Pinterest