Desde el Blog

DSC_2190.MOV.00_01_11_31.Imagen fija001

BRUXISMO Y TENSION EN LA MANDIBULA

Qué es la ATM o articulación Temporomandibular:
La mandíbula o  articulación temporomandibular (ATM) está conformada por la cavidad glenoidea, el hueso temporal, el cóndilo de la mandíbula, el menisco interarticular (que se encuentra entre hueso y cóndilo) y los músculos involucrados en la masticación.
Los músculos de la mandíbula son extremadamente fuertes ya que sus funciones son:
Masticación, que es una de las más importantes de la cavidad bucal.
Sostener nuestra la cabeza. Por ello hay una estrecha relación entre las cervicales y la ATM y las lesiones de uno influyen en el otro.
 Las causas de la tensión en la mandíbula:
La tensión en la ATM puede deberse a distintas circunstancias tales como:
Lesiones en la mandíbula por golpes fuertes.
Hábitos como el de rechinar los dientes, masticar chicle, morderse los labios o las uñas.
Problemas en la mordida.
Estrés, traumas  y problemas emocionales.
El 90% de los pacientes que acuden a consulta con problemas de tensión en la mandíbula lo hacen por estrés o problemas emocionales.
No hay una edad para que aparecen los trastornos en la ATM, los pueden sufrir desde niños a personas de avanzada edad.
¿Cómo saber si tengo problemas en la ATM?
Hoy en día es muy normal encontrar mandíbulas tensas dado el alto nivel de estrés al que estamos sometidos. Esto puede provocar bruxismo diario, nocturno o ambos y problemas de sueño.
El dolor puede aparecer en la mandíbula, frente, sien, nuca, dientes, lengua, paladar, oídos, dolor en el pómulo, también se pueden sufrir cefaleas o dolor en el cuello.
Una ATM tensa puede no permitir abrir la boca en su totalidad o notar chasquidos.
¿Qué podemos hacer para relajar la ATM?
Si las causas son la falta de piezas dentales, problemas en la mordida o gingivitis se debe acudir al dentista.
En cualquier caso es muy recomendable acudir al fisioterapeuta para aliviar la tensión en la mandíbula mediante terapia manual.
Además de consultar con un profesional adecuado os mostramos unos consejos sencillos para realizar en casa
Con unos simples ejercicios podemos relajar la musculatura de la mandíbula y evitar una posible lesión. Estos ejercicios han de realizarse con la boca ligeramente entreabierta un par de veces al día.
1.  Aplicar masaje circular con dos dedos en la zona de la musculatura de la mandíbula justo debajo del pómulo.
2.  Realizar pequeñas presiones mantenidas en la misma zona.
3.  Continuar con los masajes subiendo por la zona de las sienes y por encima de las orejas.
4.  Movilizaciones de la mandíbula, de un lado a otro y de adelante a atrás.

A parte de los ejercicios diarios es recomendable colocar un tapón de corcho en la boca y hacer presiones sobre él durante un minuto a cada lado
 

 

Pin It on Pinterest